Psicología infantil

La terapia infantil tiene como objetivo identificar y trabajar con el/la  niño/a y su familia aquellos problemas emocionales o conductas que estén influyendo su bienestar. La metodología empleada es distinta a la utilizada con los adultos, ya que se adaptará a la edad evolutiva del menor. En función de la edad del/la niño/a se utilizará el juego como herramienta para trabajar sus preocupaciones o temores, al igual que la comunicación a través del lenguaje. El tiempo de las sesiones de terapia puede variar, adaptándose a su desarrollo evolutivo cognitivo, físico, emocional y social. Es por ello que el desarrollo de la terapia va estar marcado en gran parte por la edad del menor, requiriendo una mayor presencia de sus cuidadores durante este proceso.

En el caso de la terapia con adolescentes, es importante recalcar el momento evolutivo en el que se encuentran, ya que es el paso de la niñez a la edad adulta, y, por lo tanto, una transición llena de cambios y nuevos retos. En esta etapa de la vida, las personas desarrollan una identidad más marcada, diferenciándose de las principales figuras de cuidado, y el grupo de amigos, de iguales, pasa a ser su grupo de referencia. Pueden llegar a ser momentos convulsos emocionalmente, y a veces requiere de especial atención, ya que es un tiempo de cambios y decisiones, y esto puede afectar al estado emocional del/la adolescente, desarrollando conductas perjudiciales para si mismo/a.

A través del trabajo realizado en terapia y las pautas dadas a la familia, se pretende movilizar el bienestar emocional del niño/a o el/la adolescente.